Seleccionar página

Buenas noticias para el vino español. En 2016, tras años de caídas en picado, ha subido el consumo dentro de nuestras fronteras. Una tendencia que esperamos que se mantenga, ya que somos el tercer productor mundial, después de Italia y Francia.

Este alentador cambio de tendencia es el fruto de años de trabajo en diferentes facetas. El esfuerzo comercializador, tanto de bodegas como de las diferentes denominaciones de origen, el aumento de la información sobre el mundo del vino (blogs, libros…) y la calidad relación-precio de los caldos españoles, explican este momento.

Ahora, al vino se le mima por dentro, pero también por fuera. Clic para tuitear

Y por supuesto, el cambio de imagen que hemos vivido en los últimos tiempos. Ahora, al vino se le mima por dentro, pero también por fuera. Se atiende al tipo de botella y al diseño de las etiquetas, algunas de las cuales son verdaderas obras de arte.

Estos días se ha celebrado en Ciudad Real la Feria Nacional del Vino (FERAVIN) y a buen seguro este ha debido ser uno de los temas recurrentes en las conversaciones entre los profesionales allí concentrados. Otro, nos aventuramos a decir, ha podido ser sobre las posibilidades de mejora a la hora de presentar los diferentes caldos.

Y entre estos recursos, está el packaging. En el caso del vino podríamos diferenciar entre las etiquetas, los tipos de botellas y las cajas donde albergar estas. Sobre las botellas, buscar alternativas a las clásicas bordelesa y borgoñesa puede ser un acierto que distinga nuestro producto del resto.

Sobre las etiquetas, se ha avanzado mucho. Han dejado de ser un mero contenedor del nombre del vino para convertirse en una invitación para abrir la botella. Y si hablamos de estuches, el cartón es el gran protagonista, con diferentes propuestas como las que puedes ver en las imágenes que acompañan este texto. Si quieres darle un toque especial a tus botellas, habla con nosotros.

Share This