Seleccionar página

9/04/2018

Ya estamos en el mes de Abril, hemos cerrado el primer trimestre y es conveniente analizar los datos que tenemos para ir comprobando si nos acercamos a esos objetivos que nos hemos marcado al comienzo del nuevo año o si por el contrario debemos modificar la estrategia para alinearla con la mejora de esos resultados.

El cierre del trimestre no sólo debe ser para ver los pagos que tenemos que realizar en cuanto a las obligaciones fiscales que nos correspondan sino que debemos mirar más allá. Sólo haciendo esto podemos de un vistazo medir el RESULTADO de nuestra empresa.

Lo que no se mide no se puede mejorar Click Para Twittear

Os recuerdo que los objetivos deben ser SMAST:

  • eSpecíficos: Precisos
  • Medibles
  • Alcanzables
  • Soñadores
  • Temporales

Como sabéis cambié la R de Realistas a S de Soñadores, porque si te pones una meta soñadora bajo mi punto de vista nos hace una mayor ilusión realizar cualquier esfuerzo por conseguir esa meta u objetivo.

Los objetivos son metas que nos debemos marcamos nosotros mismos, y además no deberían ser sólo en el entorno profesional, sino también en el personal. Yo una vez me puse a hacer 2 listas de objetivos y descubrí lo que seguro much@s ya sabéis: Somos la misma persona 😉

Resulta que los objetivos empresariales en muchos casos están enfocados a tener una mayor calidad de vida (entorno personal). O por el contrario, nos ponemos un objetivo personal que nos hará estar mejor en el trabajo (entorno profesional) Por eso me dí cuenta que no debo separar algo que está unido.

También compartí con vosotros que por ejemplo, uno de mis objetivos para este trimestre era el alcanzar las 600 visitas al mes en la página web. Aquí aunque me cueste, debo decir que no lo hemos conseguido, pero hemos estado cerca ;). Hemos llegado a 512 visitas lo que nos hace una verdadera ilusión ya que empezábamos de unas 100 visitas de media en todo el año pasado.

Eso nos empuja a MEJORAR, a seguir haciendo las cosas puesto que vamos por el buen camino, a comprobar que aunque no hemos llegado al 100% de ese objetivo, hemos estado cerca.

Hay una frase que un día se la escuché a un profesor mío y decía así:

Soy un gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo Click Para Twittear

Por tanto, hay que seguir trabajando, trabajando y trabajando, pero con cabeza. Tener marcado un rumbo es sin duda el mejor camino para llegar a esa meta. No dejéis de hacerlo aunque os sea costoso porque si no tenemos ese objetivo marcado nunca sabremos si llegamos. ¿Os imagináis que cojamos el coche, lo ponemos en marcha  y al no tener un sitio específico al que llegar estamos dando vueltas y vueltas con él? Parece un poco absurdo, ¿verdad?, pues eso tan absurdo me ha pasado a mí, por eso comparto algunas de mis experiencias con el ánimo de ayudar a las personas que lo lean a no cometer ciertos errores que se hacen al estar muchas veces en piloto automático y no parar a PENSAR de vez en cuando.

Os animo a dejar algún comentario que pueda ser de ayuda a otras personas  y así aumentar nuestros puntos de vista. Juntos mejoraremos día a día (aunque a veces me encuentro con gente que no desea mejorar, que ya lo sabe todo) seguro que vosotr@s no sois de esa opinión.

Un abrazo a tod@s, nos leemos en 14 días

Acerca del autor
Javier López, trabajo por mi cuenta desde 1996, donde decidí empezar a trabajar y posteriormente formarme. Nunca he dejado de estudiar y animo a las personas a que no lo dejen. Empezar siempre es difícil, sobre todo cosas nuevas. Si yo lo hago, tod@s pueden hacerlo. Da un primer paso 😉

 

Share This